Reflexiones sobre la dieta de los perros

Cuando yo era pequeño no era extraño que buena parte de la dieta de muchos perros fuesen las sobras que sus dueños amablemente les cedían. Es lo que siempre se había hecho, tampoco había mucho más conocimiento sobre el tema, incluso se aceptaba que echarles los huesos era lo normal.

Aún hoy en día suele ser habitual que, sobre todo en el caso de personas mayores, sus perros muestren síntomas de una dieta equivocada, posiblemente porque los alimenten como siempre lo han visto hacer, o porque no dispongan de información más detallada de que los perros, al igual que las personas, deben tener sus raciones de comida, ejercicio, y que incluso existen comidas que son las más indicadas para ellos.

En otros casos he podido ver otra variante de un cuidado inadecuado de nuestros animales, tal vez más generalizado en familias y jóvenes. Me refiero a darles de comer alimentos que a nosotros nos parecen golosos y apetecibles, y damos por hecho que a los animales también ha de despertarles la misma ilusión, o que producirá en ellos el mismo beneficio que en nosotros. Grave error. Los animales no necesariamente tienen las mismas necesidades que nosotros ni tienen un organismo que se asemeje al nuestro.

No pocas veces he visto darles yogur, copas de chocolate, patatas fritas, o, en general, cualquier cosa que estemos cocinando. Puede que incluso nuestro peludo amigo muestre alegría ante la posibilidad de que algo sea para él, lo que sumado a la gracia que nos hace ver a un perro cogiendo algo al vuelo nos incite a caer en proporcionarles un trozo de lo que sea.

Intuyo que ustedes no comen madera, pero sabrán que existen animales que sí lo hacen. Tampoco digerimos otros muchos elementos que otras especies sí que digieren, al igual que no bebemos cualquier agua, o hay sustancias que nos resultan venenosas y a otras especies no. En resumen, los distintos animales tenemos sistemas digestivos distintos, flora intestinal distinta y no reaccionamos igual ante los alimentos.

Me centro ahora en los perros, su sistema digestivo no tiene las enzimas necesarias para tratar diversos componentes de ciertos alimentos humanos, por lo que es posible que algo que para vosotros es normal en vuestra vida diaria para ellos sea perjudicial.

Confío en que este nuevo ebook sobre alimentos nocivos para perros os guie ante posibles dudas que os puedan surgir, doy por hecho que mucho de lo que se comenta en él igual no lo habíais pensado. Creo que se ha avanzado mucho en las últimas décadas en cuanto al estudio de nuestros animales de compañía y sus necesidades, lo que ha hecho que ahora se puedan ofrecer unos mejores cuidados y productos apropiados para que tengan una gran calidad de vida. Pese a que no soy muy mayor he visto notables avances en este sentido, y en muchas ocasiones gracias a gente desinteresada que siente un gran amor por los perros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: