El lobo en Extremadura

El lobo, con el permiso del lince, es el animal que más ruido genera a su alrededor, en multitud de ámbitos además. Desde este blog siempre he apoyado todo lo que tenga que ver con la conservación de este cánido, ya que sin duda, su presencia es un sello de calidad para nuestra naturaleza, y perderlo sería una deshonra. Hoy os comparto un reportaje de la televisión extremeña que he encontrado navegando por Internet. Lo que aquí se dice y se muestra, ya sean opiniones, hechos históricos, o perspectivas de presente y futuro, resultan perfectamente válidos para otras comunidades. Por cercanía, mucho lo he oído en Huelva desde mi infancia, y la historia que sufrió el lobo fue similar.

Puede que los extremeños tengan más pronto que tarde a lobos consolidados en sus tierras, ya que procedentes de Castilla y León están entrando por el norte de Cáceres. Por lo tanto, no dentro de mucho se vivirán nuevos episodios de esta disputa tan agria, tan primigenia, tan enconada. Ya sean ganaderos, cazadores, lugareños, científicos, ecologistas, agentes de la ley… el lobo no deja indiferente, y ante el hecho llamado “presencia de lobo” hay un sinfín de adjetivos, de posturas y de emociones. Los hay que quieren su presencia, los hay que no lo quieren ni en pintura y lo tienen como al mismísimo diablo, los hay que lo quieren pero en sitios concretos, los hay que lo quieren controlados, los hay que lo ven como un atractivo y fuente de dinero en forma de turismo.

Todo el mundo tiene una opinión hacia el lobo,  pero no siempre esas opiniones están fundamentadas o provienen de haber accedido a información sincera. También veo que desde el punto de vista conservacionista aún queda mucha guerra por delante, ya que no pasa ni un mes sin que una noticia dramática y desagradable asalte las redes sociales (casi siempre sonrojando a las administraciones de cada autonomía, por cierto). Hace varias décadas que estuvimos a punto de perder al lobo, y fíjense que aún estamos casi en las mismas, el lobo sigue siendo el malo del cuento y los medios de comunicación no ayudan demasiado. Pero ahí seguiremos, teniendo al lobo como una de las prioridades conservacionistas, como uno de nuestros principales objetos de lucha y como el sello de una naturaleza rica y sana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: