Documental sobre las razas de perros

No soy yo muy amante de los perros, la verdad. La gente siempre me dice: ” con lo amante que eres de la naturaleza, ¿cómo puede ser eso?”. Pues es, ya está, además, que me guste la naturaleza no quiere decir que me guste tener animales en casa. No tengo nada en contra de los perros ni los gatos, pero me parece que hay un descontrol exagerado sobre su cría y tenencia. No sería tan tonto de culpar a los perros de nada, pero creo que buena parte de los dueños de perros no cumplen ni como cuidadores de animales ni como seres cívicos respecto a lo que su animal influye en el vecindario humano en el que vive. Me ponen de especial mal humor los excrementos de perro y los perros ladradores, pero de nuevo lo digo, no culpo a los animales. Mi desapego hacia estos animales no quiere decir que me de igual lo que les pase, me encantan las campañas para salvar galgos, las de lucha contra el abandono, las de adoptar en vez de comprar y todo lo que vaya en esa línea, pero con esto lo que veo es que se me da la razón respecto a lo de la locura perruna en la que vivimos, que está llevando al sufrimiento a muchos de estos animales supuestamente tan queridos. Ahí me quedo, lo de humanizar a los perros y gatos y tratarlos como bebés ya no me gusta en absoluto.

Ciertos aspectos de esta locura perruna tienen que ver con el pedigrí y las puras razas, que en muchos casos no son más que endogamias que suponen callejones sin salida biológicos que acaban acarreando sufrimientos físicos a esas criaturas nacidas por selección artificial llevada al absurdo. Llevo años diciéndolo, al igual que hemos creado infinidad de razas de multitud de animales  hemos tomado rumbos absurdos en cuanto a la selección concreta de nuestros perros, llegando a no pocos casos de razas que per se tienen problemas respiratorios, epidérmicos, óseos, auditivos,etc. Para más inri muchos animales son infravalorados por no ser de pura raza, como si fuera culpa suya que les falte alguna característica que los canones oficiales consideran para que sea de raza, y como si ser de raza fuera sinónimo de ser “mejor”. No pocas veces me planteo qué tipo de amor tienen algunos supuestos amantes de los animales, ya que  entre sus amores perrunos, su afán por retener en jaulas o acuarios en casa vida silvestre o el goce que producen algunos zoos arcaicos me quedo boquiabierto.

Os dejo el documental, a ver si hace pensar un poco.

No he querido entrar en otras líneas de debate más duras ya que es navidad, pero el daño que animales domésticos están causando en la naturaleza no se valora debidamente y no es ninguna tontería. Los animales  no son juguetes y la naturaleza no es un sitio donde hacer lo que nos dé la gana sin que ocurra nada con nuestros actos.

1 Response so far »


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: